El sumidero

El sumidero

Abrir la puerta y que salgan los fantasmas. Estoy borracha y me voy desnudando por el pasillo, chocándome con las paredes, llego al baño, y tiro el bolso, las llaves y las bragas al suelo, me miro en el espejo y desvió la mirada porque me doy tanta pena que duele, como si fuera un vagabundo pidiendo en la calle, dejo de mirar, dejo de existir. Entro en la ducha, y el chorro de agua fría me congela el cerebro,…

Leer más Leer más

Una tarde en Primark (o el crac del 18)

Una tarde en Primark (o el crac del 18)

  Corría el final de julio (sí, lo sé, long time ago), un sol peor que el de las pruebas se cernía sobre Madrid y yo me protegía de él con mi fiel ventilador mientras pasaba la tarde leyendo, cuando mi señora matriarca apareció en mi habitación para preguntarme si la acompañaba al primark a por unas cosillas, inocente de mí, confiando en mi autocontrol, acepté. Así que ahí que nos fuimos a abrasarnos un poquito paseando por Gran Vía;…

Leer más Leer más

the sand lab: un nuevo comienzo

the sand lab: un nuevo comienzo

¡Hola, mira que bien me va sola! Resulta que la última entrada que publiqué la terminaba con una fotografía de neorrabioso diciendo que la poesía había vuelto, y luego la que nunca volvió fui yo (ni, por supuesto, mi poesía). Pues bien, hoy vuelvo, con toda la fuerza que he estado concentrando durante estos últimos meses, con más ganas que nunca, con otra cara, otro lugar y otro contenido. El caso es que he estado tan seca de inspiración este…

Leer más Leer más

que la poesía pague los destrozos

que la poesía pague los destrozos

Que el día de la poesía coincida con la llegada de la primavera es una de las metáforas más bonitas de la naturaleza, la poesía como jardín regado con palabras floreciendo y doliendo y curando, la poesía sanando después de esta lluvia tan sin pausa tanto tiempo. Es por eso que hoy os quiero recomendar aquellas heridas que doliendo me curaron:   Y TODA ESA MIERDA – ESCANDAR ALGEET Cuando tenía apenas quince años en algún rincón de internet encontré…

Leer más Leer más

no hace mucho, no muy lejos.

no hace mucho, no muy lejos.

Silencio y dolor es lo que te acompaña en estas cinco horas de exposición, cinco horas si, como yo, no quieres perderte nada de lo que estás viendo, te paras a escuchar detenidamente lo que te va diciendo la audio guía, intentas leer cada panel, ver cada vídeo, cada imagen y cada objeto expuesto, y te tomas tu tiempo para procesar tanta información   En mitad de la Castellana un pequeño gigante trozo de historia, quizás seguro que uno de los trozos más…

Leer más Leer más