que la poesía pague los destrozos

que la poesía pague los destrozos

Que el día de la poesía coincida con la llegada de la primavera es una de las metáforas más bonitas de la naturaleza, la poesía como jardín regado con palabras floreciendo y doliendo y curando, la poesía sanando después de esta lluvia tan sin pausa tanto tiempo. Es por eso que hoy os quiero recomendar aquellas heridas que doliendo me curaron:
 

Y TODA ESA MIERDA – ESCANDAR ALGEET

Cuando tenía apenas quince años en algún rincón de internet encontré éste vídeo, y me enamoré de cada palabra, pero no fue hasta unos cuantos años después que me encontré a escan por twitter con la sensación de haberle oído y leído antes, él fue quien me despertó la poesía, gracias a él descubrí a todos los que voy a enseñaros y exploré dentro de mí y solté tanto lastre presionando teclas de madrugada. Ya os hablé de la risa fértil, en y toda esa mierda se encuentra el (des)ahogo del (des)amor, el deshacer los nudos de la soledad.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
317 KILÓMETROS Y DOS SALIDAS DE EMERGENCIA – LORETO SESMA
Loreto me arropó en aquel verano demasiado frío compartiendo conmigo toda la sabiduría que le cabe en sus veintipoquísimos años. Resultó que sus salidas de emergencia también fueron las mías, y ha cumplido todos esos sueños que yo ya nunca podré cumplir. Y sigo llorando cada vez que escucho de su boca nana para niñas tristes.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
EL AMOR ES EL CRIMEN PERFECTO – CARLOS SALEM
El arte de paladear el lenguaje hasta difuminarlo con la nostalgia, su especialidad convertir palabras bastas en caricias, hilar muy fino la tela de la poesía, clavar todas las agujas justo en el epicentro de todas mis heridas. Si pienso en Salem pienso en llorar a oscuras en un bar donde todo el mundo tenía la respiración cortada al oírle recitar.
 
LA SOLEDAD DE UN CUERPO ACOSTUMBRADO A LA HERIDA – 
ELVIRA SASTRE
Elvira para mí es un espejo en el que siempre encuentro la palabra exacta, esa que no quería escuchar, por eso me cuesta tanto leerla pero a la vez me sana.
LA TRISTE HISTORIA DE TU CUERPO SOBRE EL MÍO – MARWAN
Y por último quien más me ha llevado de la mano a mis pozos sin fondo, con quien más me he lamido las heridas, primero con sus canciones después con sus libros, la cruda realidad con el vestido que mejor le sienta, vaciarse desde dentro para que vuelvan a brotar las flores.



















Para acabar también quería recomendaros dos sitios que son la poesía si la poesía fuese lugar, aleatorio, es el bar de unos cuantos amigos (entre ellos escandar) donde la poesía es la protagonista principal, donde siempre hay un hueco para escuchar a escritores noveles. Malasaña es más bonito desde que aleatorio abrió. Y La Semillera, una nueva librería donde te acogerán con mucho mimo; el encanto de un hogar hecho de libros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *