the sand lab: un nuevo comienzo

the sand lab: un nuevo comienzo

¡Hola, mira que bien me va sola! Resulta que la última entrada que publiqué la terminaba con una fotografía de neorrabioso diciendo que la poesía había vuelto, y luego la que nunca volvió fui yo (ni, por supuesto, mi poesía). Pues bien, hoy vuelvo, con toda la fuerza que he estado concentrando durante estos últimos meses, con más ganas que nunca, con otra cara, otro lugar y otro contenido. El caso es que he estado tan seca de inspiración este último año, dejando pasar un día tras otro, y lo que era un día se convertía en mes sin ni siquiera notarlo, supongo que gran parte de la culpa la tienen mis horarios de trabajo, me costó demasiado acostumbrarme a mi “rutina” de trabajar doce horas al día y que cada semana fuesen días distintos, tardé meses en conseguir hacer algo más que llegar a casa e irme a dormir los días que trabajaba.

Y aunque tenía muchas ganas de volver a escribir, de contar historias, de teclear mi vida, tenía más ganas aún de abandonarme a mí misma (y no todo es culpa del trabajo, podría haber encontrado tiempo si realmente me hubieses querido esforzar, pero eso ya es un abismo mucho más profundo).  El caso es que ahora sí que sí, estoy en pie, y para que el blog no se paralice cada vez que me quedo sin metáforas y, que coño, porque tengo muchísimas ganas, en este blog también vais a poder conocerme un poquito más, mis viajes, mis opiniones, mis gustos (y disgustos), mi vida, y por supuesto, mi escritura. No quiero dejar de escribir nunca porque es tan válvula de escape como cárcel (ya lo decía Chojin), y sé que para conseguir mejorar en ello (algo que realmente quiero) tengo que hacer callo, así que ¡empecemos! 

Me encantaría que me siguieses en este viaje, que os pasaseis por aquí cada domingo y que codo a codo dejemos precioso este nuevo refugio. The Sand Lab es tan mío como vuestro. ¡Bienvenidos (una última vez)!

 

pink over rose

 

2 comentarios sobre “the sand lab: un nuevo comienzo

  1. AY AY AY LA EMOSIÓN DE VER TU NUEVO RINCÓN.
    Qué guardado tenías todo, jodía.
    Me encanta, me encanta muchísimo.Primero tenerte de vuelta por el mundo blog y después el lavado de cara TOTAL Y ABSOLUTO que le has dado, hasta el detalle de Bosly en el icon de la pestaña <3
    Quiero leerte mucho, y entiendo perfectamente (bueno no perfectamente porque nunca he trabajado esa brutalidad de horas seguidas) pero sí el sentir que lo único que haces con tus días es sobrevivir y por eso me alegra tanto que hayas conseguido vencer eso.

    ¡besitos enormes!

    1. muchas gracias por seguirme allá donde voy (tanto en el mundo virtual como fuera de él! 🙂

      me ha hecho mucha ilusión que te hayas fijado en el icon porque bosly tiene mucho más que ver con el blog de lo que crees ^^

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *