Relatos,  Wordtober

Jouska

🕐 Average reading time: 1 minute(s)

Respira -me digo a mí misma, mientras vuelvo a despertar a oscuras en este espacio minúsculo- Tengo que conseguir salir de aquí ya -me doy cuenta que cada vez estoy menos tiempo despierta, intento acostumbrar mis ojos a la oscuridad. No puedo moverme, poco a poco recuerdo que estoy atada a la cama, apenas vestida, consigo ver la hora en un viejo reloj que cuelga de la pared. Han pasado ocho horas y media desde la última vez que me sedaron. Intento elucubrar una vía de escape. ¿Qué es eso? Alguien grita mi nombre a lo lejos y pienso "Por fin." No puedo evitarlo y devuelvo el grito pidiendo ayuda, intentando zafarme de las ataduras sin éxito. Los gritos del exterior cesan, oigo pasos corriendo hacía mí, y alguien abre la puerta de golpe.

↞↠

Oigo los gritos una vez más, ya se ha despertado -pienso, mientras me invade una pena inmensa por no saber cómo ayudarla mejor. Miro el reloj, las cuatro y veinte de la madrugada, cada día la medicación le hace menos efecto, me lo apunto para que no se me olvidé comentárselo a su doctor por la mañana antes de coger su medicación. Ojeo su historial por milésima vez; hace años le diagnosticaron trastorno de esquizofrenia indiferenciada aguda y la abandonaron aquí a su suerte.

Jouska: del alemán, conversación hipotética que se repite continuamente en nuestra cabeza.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *