Relatos,  Wordtober

Nadriv

🕐 Average reading time: 1 minute(s)

Nunca supo traducir su mundo interior. Dentro de ella había todo un universo construido en la base de un caos ordenado a su manera, miles de galaxias de sufrimiento, y algún recoveco de luz genuina.

El día que explotó en forma de huracán emocional se transformó en un agujero blanco que expulsó absolutamente todo lo que guardaba dentro, y todo regresó a la tierra donde volvió a florecer la vida allá donde el cemento se la había tragado, volvimos a pisar el verde donde antes sólo había gris, se formó de nuevo hielo en el Ártico, todos los billetes ardieron, el plástico se esfumó, y sus pies descalzos empezaron a marcar el destino del mundo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *